PORNOVENGANZA Y CONTROL DE CONTENIDOS POR FACEBOOK

Director Equipo Legal ANFITEC

Manuel Carlos Merino Maestre. abogado. Master en Derecho de Internet, Nuevas Tecnologías y Derecho de las Telecomunicaciones. Director Equipo Legal ANFITEC.

 

 

En este mes de enero de 2018 varios medios de comunicación han difundido la noticia del acuerdo extrajudicial alcanzado por “ Facebook” con una joven norirlandesa a causa de la publicación en la red social de varias fotos de explicito contenido sexual, sin contar con el consentimiento de la menor. Un caso de “ pornovenganza” , o “ revenge porn” en su acepción anglosajona, que nos invita a reflexionar sobre este episodio. Para ello no está de más indicar que la imagen de cualquier persona forma parte de la categoría jurídica conocida como dato de carácter personal cuya protección forma parte del acervo de derechos fundamentales de nuestro Ordenamiento jurídico cómo se encargaría de expresar la conocida sentencia del Tribunal Constitucional 292/2000, de 30 de noviembre. Seguir leyendo…..

 

 

  • D.Manuel Merino Maestre , denuncia en TVE las estafas en Opciones Binarias

 

  • Entrevista en 13 TV al Director Equipo Legal D.Manuel Merino Maestre

  • Mensaje de apoyo de Albert Luque, ex jugador de la selección española de futbol.

 

Gracias por tu mensaje Albert.

logo_afectados 700

 

DIA INTERNACIONAL DE LA CIBERSEGURIDAD

El 30 de noviembre de cada año se celebra el día internacional de la ciberseguridad, y para concienciar a todos de su importancia desde la asociación os recomendamos conocer las excelentes recomendaciones que sobre este tema hace la Oficina de Seguridad del Internauta ( OSI) del Instituto Nacional de Ciberseguridad. Podéis acceder directamente desde aquí a través del enlace https://www.osi.es o buscarla por vuestra cuenta en el navegador.

 

TODOS UNIDOS CONTRA EL ANONIMATO EN INTERNET

Una de los aspectos más relevantes en el uso de las nuevas tecnologías de las comunicaciones ( TIC´S) quizás se encuentre en el anonimato de los usuarios. Desde cualquier dispositivo inteligente- hoy al alcance de todos- cualquiera de nosotros puede comunicarse con el mundo entero, expresar libremente sus opiniones, mostrar sin tapujos sus sentimientos, sus emociones, y estado de ánimo. Sin embargo, el imparable uso de Internet, la red de comunicación electrónica por excelencia en este siglo XXI, ha dejado de mostrar su cara más amable para convertirse en un nuevo escenario de conflictos de intereses públicos y privados, un nuevo campo de operaciones en los conflictos políticos, un vasto territorio donde las grandes potencias pugnan por su supremacía mundial, y en un amplio mercado donde todo se compra y se vende.

Si el control del ciberespacio, por definición ingobernable, requiere una solución global de difícil alcance al depender en gran medida de un consenso internacional, no debe suceder lo mismo con la persecución de aquellos hechos cometidos a través de internet que conforme a las leyes penales constituyan delitos aunque ello exija la necesaria colaboración de las grandes empresas multinacionales que actúan como intermediarias en la sociedad de la información puesto que son, a fin de cuentas, las que atesoran y monopolizan la total información que circula por la Red . Sin esta cooperación, negada la mayor de las veces por las multinacionales con la excusa de defender a ultranza la privacidad del usuario, cuando contradictoriamente se comercializan con sus datos, sus hábitos y costumbres con una clara finalidad comercial, la persecución y castigo de los delitos está abocada al más estrepitoso de los fracasos.

Que la libertad de expresión y opinión es un valor universalmente aceptado, y reconocido como derecho fundamental de primera generación, constituye una afirmación tan evidente que su carencia o restricción conforman uno de los gruesos trazos que separan las sociedades democráticas civilizadas de aquellas gobernadas autoritariamente por grandes iluminados. No obstante, es sabido y aceptado que no hay derechos fundamentales absolutos – a salvo la vida humana- y que la dignidad de las personas y el libre desarrollo de su personalidad es el pilar de cualquier estado de derecho. Y España lo es.

 

Por esta razón, desde nuestra asociación aplaudimos y apoyamos cualquier iniciativa legislativa, o debate político, como el iniciado recientemente en el parlamento español éste mes de noviembre de 2017, tendente a poner freno a la impunidad de quienes al amparo del anonimato que le proporcionan las nuevas herramientas de comunicación de internet ya sean redes sociales, aplicaciones de mensajería instantánea, microbloggings, foros y blogs, lesionan impunemente con sus palabras y actos la dignidad de los demás, cuyo respeto constituye una exigencia ineludible de nuestra pacífica convivencia.